Diario de otra periodista en paro

12 julio, 2012

Normalmente no me gusta utilizar este rincón para escribir otra cosa que no sea prosa, pero con cuatro meses a mi espalda de desempleo sin prestación, ha llegado el momento.

¿Qué me ha hecho cambiar de opinión? Ni más ni menos que el teléfono para renovar mi demanda de empleo, el dichoso 012. Teléfono que bien podría ser gratuito, pero que no lo es.

Y, ¿qué es lo peor de todo? Que ese mismo número tiene un equivalente, que para los que tengan tarifa plana es ‘gratis’, el 915804260.

No os dejéis engañar, en Internet tenéis la solución en páginas como

¡Hasta la próxima!