Mi rinconcito

CAPÍTULO 1

Imagina que estás embarazada, o que tu pareja está embarazada.

 mujerembarazada1

Ahora imagina cómo será tu hijit@,

¿Tendrá los ojos marones como su padre? ¿Azules cómo su madre, verdes?

¿Será rubio?¿Moreno?Pelirrojo? 

¿Será negro, blanco, mulato?

¿Cómo será, será tranquilo? ¿Nervioso?

¿Llorará mucho? ¿Comerá bien?

Ahora imagina que ya ha nacido tu hijit@ y que es rubit@, tiene los ojos de un color azul intenso como el mar, y además ha nacido con Sindrome de Down, la principal causa genética conocida de la discapacidad intelectual , un cromosoma extra del par 21.

Las preguntas aumentan, nunca imaginaste que eso, porque esa es la reacción de muchos padres, que eso te pudiese pasar a ti.

Sin embargo, ahí está sobre tu pecho, ese pequeño ser indefenso que te necesita, que rie, que llora, que mama, que te mira… Porque esa personita en miniatura, tiene los ojos azules más intensos que jamás hayas visto, y lentamente te enamoras de esa pequeña personita, un angelito que ha bajado del cielo para estar sobre tu pecho, para que cuides de él y le ayudes a enfrentarse a la vida, a recorrer su camino.

Y esa pequeña personita es así: 

madre-e-hija-sd

CAPÍTULO 2

Todo comenzó ayer.. Fue un parto difícil, cansado, agotador.. los médicos dudaban si ponerte o no la epidural..Tú deseabas que aquel sufrimiento acabase de una vez por todas.. Y por fín se acabó, o eso creías tú. Se llevaron a tu hijo antes de que pudieras abrazarlo una primera vez.. Veías a los médicos mirarte y mirar a tu hij@.. Te miran, les miras, algo ocurre y no eres capaz de comprenderlo.. No entiendes absolutamente nada, ¿qué ocurre con mi hij@? preguntas sin cesar, ¿está bien?, ¿le pasa algo? ¡Díganmelo!

Las cosas que no entiendes acaban realmente de comenzar. El médico se dirige a ti, te dice que no han podido evitarlo, que lo sienten..Tu entiendes cada vez menos lo que ocurre en esos momentos. Su hij@ tiene síndrome de Down, te dicen. ¿Y qué es el síndrome de Down? ¿Pero mi hij@ está bien verdad Doctor?, preguntas una y otra vez. Pero nadie te responde. Finalmente ves a tu hij@, la abrazas, tiene unos ojos azules preciosos, su piel es blanquita y aún está un poco amoratada. Levanta la cabecita y mira hacia ti, no ve nada, sin embargo sabe que tú estás ahí..

Esta noche te la has pasado llorando, no sabes nada acerca del Síndrome de Down, no sabes qué será de tu hij@, te dicen muchas cosas, sin embargo tu cabeza está embotada, nada de lo que te dicen te consuela, nada de lo que te dicen parece tener coherencia. Nada, nada, de nada.

Pero ahí está tu hijit@, con la sonrisa sin dientes más linda que jamás hayas visto, con unos ojitos azules rasgados legañosos maravillosos, con su cuerpecito blanquito y blandito. Que maravilla de la naturaleza poder tener hijos así, de la nada, una personita con sus manitas y piececitos.

L@ miras, te mira, se mueve. Le haces cosquillas, se rie, te ries. Sigues sin entender nada, de vez en cuando vienen los médicos y se llevan a tu hijit@ para hacerle pruebas. Por fín llega el día, os han dado el alta y os vais los tres a casa. 

CAPÍTULO 3

Han pasado 19 años de aquel momento.

A los 6 meses los médicos se decidieron a operar su corazoncito, fueron momentos muy duros para todos, sobre todo para mis padres y mis abuelos. Pero mi pequeñ@ angelit@ superó otra prueba más, ganando a todos los que no hubiesen apostado por ella, demostrando que esa pequeña personita merecía todo lo que pudíesemos darle los demás.

Y durante años ha luchado y nosotros a su lado, ganando pequeñas batallas, contra todos aquellos insensibles, incultos, miserables que no atienden a razones, que no quieren la integración de aquellas personas que son diferentes pero a la vez iguales, con los mismos derechos y deberes. Porque todos somos iguales y diferentes, unos altos otros bajos, unos gordos otros flacos, unos rubios otros castaños, o morenos o pelirrojos.

Ella, es lo mejor que me ha podido pasar en el mundo, y doy gracias porque es mi ejemplo a seguir. Me enseña cada día a luchar y a vivir, a disfrutar del día como si fuera el último, a valorar a los demás por lo que son y no por lo que creemos que son.

(L)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: