LA LUNA ROJA

Mientras caminabas por las lóbregas orillas del Leteo, una negra noche de pesadilla contemplaste como la gran luna roja de los condenados rielaba sobre el invisible horizonte que separa el cielo y el infierno de la tierra de los vivos.

En ese instante caíste de rodillas y ávida de olvido, quisiste tomar un poco de aquel fluído que tantas veces antes habías despreciado.

Apenas una gotas, insuficientes para lograr el objetivo, se mantuvieron dubitativas entre las desnudas falanges de tus manos.

Al inclinarte aun más, para saciar la terrible sed con tus propios labios te encontraste, cara a cara, con la pálida verdad.

Tu niveo cráneo se reflejó trémulo en la oscura superficie de las estancadas aguas y un grito de dolor y desesperación, como nunca antes se había escuchado en el infierno brotó de tu descarnada garganta.

Su eco, tras rebotar un millón de veces por las galerias del averno llegó claro y nítido hasta mi sueño sacándome, por fin, de una de mis más negras pesadillas de luto y duelo.

Anuncios

2 Responses to LA LUNA ROJA

  1. david dice:

    Que barbaridad que maravilla!!! 😉

  2. GA 1 y GA 2 dice:

    No encontramos la palabra adecuada para decir que es mas que mas un placer para los sentidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: