Lento despertar

En la fugacidad de los días vuelvo a despertar. Mientras, observo tu obligada ausencia y te añoro. Los días grises y desagradables dan paso a otros más grises y desagradables si cabe. Despierto.

Son las rosas marchitas del jardín que nos separa las que claman ante nuestra distancia. Son las dalias, los lirios, los nardos los que en este mes de mayo subliman con su fragancia el frío que envuelve hoy mi triste corazón.
Corazón de harapos sin zapatos, corazón ausente, corazón que anhela tus abrazos, corazón que lentamente se despereza, se estira, late…

Y de nuevo el lento amanecer de mis desvelos en el que sueño despertarme entre tus brazos en vez de añorarte, como un río que no encuentra su mar. Deseos evanescentes que vuelan por estar junto a tí cada fugaz instante.
Hoy ya queda menos que ayer para volver a abrazarte.

Roa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: