Eterno beso

Los días transcurren lentos,
y arrastro mis zapatos por las aceras,
esperando el momento de tu llegada.

Echo de menos tus abrazos,
tus besos,
tu sonrisa,
tus ojazos,
te echo de menos.

El día a día es como una daga,
que hiere lentamente,
que me hace perder la alegría,
que me hace desesperar estos días.

Rodeada me siento sola, y nada es suficiente para devolverme la sonrisa,
que se dibuja en mi rostro cuando te tengo cerca.

Espero un instante que no llega,
y mientras observo la luna,
quizá tu también la mires
y quizá nuestras miradas se unan en un eterno beso sin nosotros saberlo.

Tq

Roa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: