El día y la noche

Otra noche en blanco,
con la música como única compañera.

Las estrellas no brillan,
no me salen rimas,
tampoco las busco hoy.

Es el silencio,
alimento de mis sueños solitarios,
y veneno de mis noches.

Es el amanecer antídoto,
elixir que me ata a una vida
errante, moribunda.

Las verdes praderas no son más que grandes manchas negras
en la noche cerrada que se extiende en este mi mundo.

Cada día sigue a uno anterior,
continúa un ciclo temporal
en el que la noche sigue al día,
el día a la noche,
sin la certeza de que eso vuelva a suceder siempre.

Y la noche llega y se va,
y yo la observo.

Y el día llega y se va,
y yo continúo con mi vida,
en el silencio venenoso de una noche oscura,
a la que sigue el amanecer.

Y de nuevo,
llegará la noche…

Roa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: